Breve resumen histórico

Si bien el movimiento cooperativo agrario en las Islas se remonta a hace más de cien años,  Unió de Cooperatives Agràries de les Illes Balears, UCABAL, no se constituyó hasta muchos años después de que las cooperativas iniciaran su historia, concretamente empezó su singladura en 1988.

Es a principios del siglo XX cuando el movimiento cooperativo coge fuerza. La necesidad de regular el mundo del trabajo y la voluntad de asociarse hace que se empiecen a constituir cooperativas, mutuas y sindicatos (Ley de Asociaciones del año 1887). A partir de aquí se empiezan a promover centros sociales (mutuas y cooperativas) y la unión de agricultores y ganaderos para defender sus intereses y fomentar la lucha contra las plagas. Se empiezan a cooperativizar las ventas de piensos, semillas y árboles para sembrar.

Entre las cooperativas con más historia tenemos la Cooperativa de Sant Bartomeu de Sóller y la Agrícola de Sant Joan, con más de cien años de existencia, y muchas cooperativas como las de San Bartolomé de Ferreries, Santa Eulàlia d’Eïvissa y Agrícola de Porreres con más de cincuenta.

Todas estas cooperativas de producción, surgen y coinciden con una actividad comercial ligada con el mercado exterior. La Cooperativa de Porreres exportaba albaricoque a Europa, las cooperativas de Sa Pobla y Muro patata, la de Sóller daba salida a la naranja… es decir, existía una necesidad básica de dar salida a las producciones y de comercialización en común de los productos, una de las razones fundamentales para constituirse como cooperativas.

En Menorca, así como también en Ibiza, el hecho que promueve la creación de las cooperativas es la necesidad de abaratar los costes. A través de la cooperativa pueden hacer las compras en común de los productos que los socios de la cooperativa necesitan para su explotación a unos precios más competitivos. Entre los años 1945 y 1966 se constituyen la mayoría de las históricas.

La cooperativa de COINGA nace en el año 1966, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ganaderos y dar a su producto un valor añadido. La
cooperativa permitió liberar a los payeses de hacer el queso cada mañana y tarde, esto se tradujo en calidad de vida para los socios y en la posibilidad de
modernizar sus explotaciones.

Unos años más tarde, a raíz de la transición política y la llegada de la democracia, es cuando este movimiento asociacionista se activa y, entre los años 1975 y 1980 es cuando se constituyen la mayoría de las cooperativas existentes en la actualidad.

Prueba de este impulso, en el año 1983 se constituyó la Cooperativa de segundo grado Camp Mallorquí, por iniciativa de la mayoría de las cooperativas de Mallorca y unos años más tarde, en 1987, se constituye UCAME, la Cooperativa de segundo
grado que agrupaba a todas las cooperativas de Menorca.

Durante los últimos años de la década de los ochenta, las cooperativas atravesaron por una significativa crisis en la gestión económica, muchas bajaron
significativamente sus volúmenes de venta, y las consecuentes pérdidas pusieron en peligro su viabilidad económica, incluso, algunas de ellas desaparecieron.
Es en este entorno cuando se gesta la Unió de Cooperatives Agràries de les Illes Balears

UCABAL nace para impulsar y representar el movimiento asociacionista de las Islas y para apoyar la gestión de las cooperativas.